Benvinguts / Bienvenidos

Benvinguts a un espai on gaudir de ser conscient de la vida, de cada moment, de ser valuosos i de saber que tot pot canviar a millor, només cal descobrir com fer-ho.


Bienvenidos a un espacio donde gozar de ser consciente de la vida, de cada momento, de ser valiosos i de saber que todo puede cambiar a mejor, sólo hace falta descubrir cómo hacerlo.

domingo, 20 de mayo de 2012

LOS CELOS : el making-of

¿ Quién no ha sentido celos alguna vez? ¿Quién no ha sufrido los celos de su pareja?

¿Qué son? ¿Por qué aparecen? ¿Son inevitables?

Celos


Ummm , casi puedo ver vuestras caras al leer esto, recordando momentos relacionados con estas preguntas, reviviendo la última vez que lo sentisteis y seguro que ya podéis sentir esa incomodidad en vuestro pecho, esa aceleración de la respiración de la respiración y el ritmo cardíaco.

Vamos a empezar por distinguir esos celos saludables, que son una expresión del valor que damos a nuestra pareja y esos celos que son una fuente de sufrimiento continuo para quién los sufre y para la pareja de quién los sufre.

¿Pero cómo funciona nuestra mente para hacernos esa mala jugada?

Cada mente tiene su propia estrategia , pero hay una estructura común, altamente eficaz, que la mente del celoso utiliza para entrar en ese estado. En general muchos "sufridores"  usan mecanismos inconscientes parecidos a la celotipia para imaginar desgracias o escenarios futuros aterradores.

Lo primero es que algún elemento dispare el mecanismo: un retraso, un olor, una nota en un bolsillo, una explicación que no suena sincera, etc. pero muchas veces no hace falta un estímulo externo, basta con un pensamiento, a veces inconsciente que funciona como gatillo.

Este punto gatillo nos conecta con un estado interno de incomodidad, muchas veces es una inseguridad sobre nuestra capacidad de mantener la otra persona a nuestro lado, a veces una baja autoestima, a veces una experiencia previa de engaño o fracaso, para cada uno será algo distinto . Puede que nuestra experiencia de referencia sea relacionada con la pareja, pero muchas veces no tiene nada que ver con eso y quizás quién nos dejó o nos mintió fue un amigo, un padre, un profesor...quién sabe, incluso puede que eso no ocurriera nunca, sólo nos lo pareció en su momento, probablemente viene incluso de nuestra infancia, de una situación que aún no estábamos maduros para comprender.

A veces la mente parece muy lógica: desconfío de mi pareja porque mi pareja anterior me engañó. Pero curiosamente es más frecuente que los celos sean un problema cuando el origen no es nada obvio y la causa empezó mucho antes de tener pareja y en un contexto completamente distinto, pero queda un registro inconsciente de la experiencia con una emoción asociada y sentimos eso sin entender porqué. La razón nos dice que no deberíamos pensar eso, pero lo pensamos y nos sentimos mal. Muchos de los argumentos para estar celoso, poco tienen que ver con nuestra pareja, en realidad.

Ahí es donde la hipnosis o la PNL son tan efectivas resolviendo esos "errores" del inconsciente con rapidez, podemos acceder al punto donde se inició el problema y llevar hasta ahí el recurso necesario para cambiarlo. A veces resolvemos el problema aún sin entender exactamente como lo hemos hecho. Personalmente prefiero resolver un problema sin entenderlo a fondo conscientemente, que otras psicoterapias que duran años, que te dan un conocimiento detallado de tu problema, pero lo sigues sufriendo.

Bien, pero volvamos a esa sensación de incomodidad creciente que se apodera de nuestro pecho y entra en juego nuestra mente para generar una explicación lo más angustiante posible. Desde esa sensación interna que llamamos celos, nuestra imaginación vuela descontrolada hasta imaginar la situación que más tememos que se produzca. Cuando interceptamos un mensaje que pone, "ha sido un placer" para muchos no significa nada preocupante, para otros más curiosos preguntarán qué es eso o generará un fugaz pensamiento de celos, pero para quién sufre celotipia imaginará instantáneamente una película en la que su pareja está en la cama con alguien diciendo  "placer" y quedará atrapado en esa escena una y otra vez.

Es nuestro director de cine interno en acción, sin nuestro permiso, proyectando su creación. La realidad importa poco, lo que ocurre en la mente es lo único real y nos encargaremos de darle más credibilidad con las acciones que emprenderemos para demostrar nuestras sospechas. Registrar bolsillos, espiar el ordenador, preguntas increpantes, todo nos llevará a nuevas pistas interpretables subjetivamente que demuestren que nuestros celos son justificados. No importa que nos demuestren lo contrario. Estamos en nuestra película y de ahí no salimos fácilmente.

Quién pasa por eso sufre mucho y su pareja también. La pareja además vive justificándose, lo que le hace parecer más culpable, entonces empieza a mentir sobre cosas sin importancia para no generar sospechas. Quizás ha charlado un rato con alguien por la calle, pero no lo cuenta para que no despertar celos. Como se descubra, zas, te pillé ¿por qué no me contaste que estuviste con el/ella? y el problema crece y crece.

Razonar con las emociones sirve de poco, a veces incluso las refuerza.

Así que quién vive en la angustia de una celotipia, debe saber que puede cambiar i dejar de sufrir y hacer sufrir si recibe la ayuda necesaria, pero razonando sobre ello difícilmente logrará un cambio. Es más si pensar racionalmente sobre el tema fuera efectivo ya lo habría resuelto ¿no?


Cambiar es fácil cuando sabes cómo hacerlo, y además suele ser muy agradable.

jueves, 17 de mayo de 2012

Aprendizaje y neurología. El TDAH .Parte 2



La epidemia de nuestro tiempo: “transtorno por déficit de atención con hiperactividad” o TDAH, pero yo me pregunto : ¿ de quién? ¿Del chico? ¿De los padres?, ¿Del sistema educativo? ¿Quién no presta atención a quién? Da que pensar...

Pongamos un grupo de niños de 10 años entre los que están, Pedro Almodóvar, Marie Curie, Luis Raluy, Anatoly Karpov, Montserrat Caballé, Leonel Messi,  Einstein, Cervantes , Monet , Carl Jung , Martina Hingis, Carme Ruscalleda y Margaret Tatcher. ¿A todos le vamos a ofrecer la misma receta educativa? ¿ todos van a sacar buenas notas? Eintein sufrió fracaso escolar...y ¿cuántos de ellos no encajarían en el sistema actual educativo y les daríamos anfetaminas para que estuvieran quietos? Cuántos genios desaprovechados viven drogados por los psiquiatras para parecer normales, cuando en realidad són extraordinarios.

En febrero de 2006, el inglés Sir Ken Robinson, especialista en educación creativa, ofreció una estupenda conferencia (“Schools kill creativity”*, “Las escuelas matan la creatividad”), que desde entonces ha sido descargada por usuarios de internet más de cuatro millones de veces. Esto habla bien –además del auténtico y pasional compromiso de Robinson– del interés de la gente por la educación, y, sobre todo, de la necesidad de transformar nuestros sistemas educativos actuales, enfocados sobre todo en sólo fomentar la habilidad académica y la industrialización o el trabajo eficaz. En dicha conferencia, Robinson ejemplifica sus ideas educativas con una anécdota histórica de la coreógrafa Gillian Lynne, la creadora de Cats y El fantasma de la ópera.
En los años treintas del siglo XX, Gillian Lynne era una niña de ocho años con fracaso escolar.
–Creemos que Gillian tiene un trastorno de aprendizaje –escribió la escuela a sus padres.
Gillian no se podía concentrar en el salón de clases, se movía nerviosamente. Quizá hoy le diagnosticarían TDAH .Así, su madre la llevó con un especialista. Gillian se sentó sobre sus manos en una silla arrinconada, durante 20 minutos, mientras el hombre y su madre hablaban de los problemas que la niña tenía en el colegio. Al final de la charla, el doctor se acercó a Gillian y le dijo: “Tengo que hablar en privado con tu mamá. Espera aquí, no tardaremos.” Antes de salir del consultorio, él encendió la radio sobre su escritorio. Desde afuera, el hombre le dijo a la madre que esperaran y observaran a la niña. Y en el momento en que los adultos salieron, Gillian se paró y comenzó a moverse al ritmo de la música. La miraron por unos minutos, y el doctor dijo a la madre: “Señora Lynne, Gillian no está enferma, ella es una bailarina. Llévela a una escuela de danza.”
Gillian Lynne estudió y tuvo una maravillosa carrera en la escuela del Royal Ballet de Inglaterra, fue solista, fundó su propia compañía de danza, ha sido responsable de las obras musicales más exitosas de la historia, le ha dado placer artístico a millones de personas y es multimillonaria. Otro médico quizá la hubiese medicado, para que se calmara.
Esta feliz anécdota sirve a Robinson para hacernos ver la necesidad de crear sistemas educativos que nutran, en lugar de “matar”, la creatividad. De buscar cambios a la manera de cómo estamos educando a los niños. Como Robinson –nombrado Caballero de la Orden Británica en 2003 por su aportación en educación al gobierno inglés desde 1998–, hay que repensar el sistema educativo, con miras a cultivar la creatividad y el conocimiento de los múltiples tipos de inteligencia humana. “¿Por qué no obtenemos lo mejor de las personas?”, invita Robinson a reflexionar. “Hemos sido educados para ser buenos trabajadores, en vez de pensadores creativos.

Los ingleses lo nombran “Sir” y lo dejan hablar, pero sus sistema educativo sigue sin evolucionar, triste paradoja.
Tampoco digo que todo fracaso escolar esconde un genio, a veces esconde un niño maltratado, una familia disfuncional, una enfermedad psiquiátrica del niño o de la familia, celos de sus hermanos, retraso mental... no generalicemos a ciegas, pero parece claro que esta epidemia de TDAH es un reflejo de un error social y educativo más que de una epidemia de enfermedad mental infantil. Pero es más fácil vender pastillas que los “amansen”, que preocuparse por ellos caso por caso.
Gillian Lynne

Un amigo mío , psicólogo, deportista y excelente persona, me contaba que la profesora de uno de sus hijos lo citó para decirle que su hijo siempre hacía tonterías para llamar la atención y mi amigo preguntó:
-Y usted se la da?
-Claro que no, tengo 26 niños, sólo faltaría.
-Los 26 le reclaman la atención de esa manera.
-No.
-Bien, pues por qué no le da la atención extra que mi hijo pide, antes de empezar la clase, un simple, buenos días, como has dormido hoy? Y vemos qué pasa?
El niño fue perfectamente y la profesora le acabó reconociendo que le dio un gran consejo. El metilfenidato hubiera mantenido al niño sin llamar la atención, y sin muchas cosas más.


Resumiendo:
-destacar la importancia de la etapa preescolar para el cerebro del niño

-entender que la educación no es un tema de la escuela, implica a toda la familia también y a toda la sociedad.

-comprender como el adolescente remodela su cerebro, y, como dice la investigadora Iroise Dumontheil, esa remodelación es más rápida en la sustancia blanca que en la sustancia gris, lo que los hace más emocionales que racionales hasta que culmina la maduración del lóbulo prefrontal, a los ¡25 años! Su imprevisibilidad, su limitación para calibrar las consecuencias de sus actos, su búsqueda de amigos para alejarse del núcleo familiar, su sexualidad, su inseguridad, etc. tienen una base neurológica, genética, hormonal, educacional. Son muchos factores en juego. Juguemos bién la parte que depende de la educación, que es la única sobre la que podemos intervenir.
-un sistema educativo que no pueda adaptarse a las necesidades de cada niño generará un porcentaje de fracaso ( del sistema educativo, ¡claro!) que puede disimularse con medicación para el niño.

-además de la educación cognitiva y memorística, los niños y adolescentes necesitan cultivar su educación emocional, su creatividad artística, etc. Para descubrir sus dones y darles la oportunidad de ser brillantes en algo en lugar de hacerlos fracasar en todo y mermar su autoestima.

Para los adultos: Nunca es tarde para educar al cerebro a hacer algo nuevo.

Estamos educando a los que cambiarán nuestro mundo, eso es una gran responsabilidad.




lunes, 14 de mayo de 2012

Aprendizaje y neurología. Imprinting. Parte 1


Fue Konrad Lorenz, quién descubrió, observando animales recién nacidos, que existía un período de aprendizaje inmediato que puede ir desde los pocos minutos en animales como las aves y que era más largo en animales con mentes más evolucionadas, lo llamó imprinting. Observó que un patito seguía a cualquier objeto en movimiento cuando nacía y lo reconocía como su madre. Había un breve espacio de minutos en que podía rectificar un error y dejar de seguir a una pelota si aparecía su madre, pero pasado ese tiempo ya no rectificaba jamás y seguía por siempre al objeto equivocado como si fuera su madre.



 Actualmente pensamos que el periodo de imprinting en humanos llega hasta los 6 o 7 años y a partir de ahí , el aprendizaje ya está totalmente modulado por las experiencias previas: aparecen los filtros, comparaciones, generalizaciones, etc. antes de eso estamos "indefensos ante los aprendizajes". Aprendemos creando conexiones en nuestro cerebro indiscriminadamente, incorporando los aprendizajes y dándoles un sustrato de conexiones neurológicas donde yacer.

 Durante la adolescencia muchos aprendizajes que no han sido usados van desapareciendo ( aunque sabemos que no del todo y que podemos recuperar muchos recursos antiguos) mientras los más usados, habitualmente los más útiles y adaptativos, pero no siempre ( algunas patologías tienen como etiología el uso reiterado de un circuito desadaptativo) , potencian las vías neuronales que los sustentan. La primera infancia da estructura conexional al cerebro y sobre eso vamos a “podar” o añadir todo lo demás, así que os podéis imaginar la importancia neuropsicológica que tiene la etapa de crear conexiones y la de “podarlas” para crear un cerebro adulto. La educación y el programa educativo debe saber y tener en cuenta eso ( padres, escuelas...), y en todo momento individualizar para cada chico.
Aunque nuestra capacidad de remodelación cerebral nos permite modular mucho los "imprintings" infantiles, casi siempre siguen dominando a la sombra nuestras conductas y reacciones sin ser conscientes del porqué.
Respondemos como adultos, pero reaccionamos como niños. Y en general reaccionamos más frecuentemente de lo que respondemos.

Una madre grita ante una araña y su hijo de 3 años lo vé, lo imprime en su memoria ( araña= mama asustada= araña peligrosa) y de adulto se aleja "inconscientemente de las arañas" , aunque racionalmente sepa que no es venenosa , no la tocará. Con PNL o hipnosis podemos acceder a muchos de esos recuerdos y cambiarlos y los resultados son sorprendentes e inmediatos. En ocasiones llegamos a ser conscientes durante la terapia del momento exacto en que se produjo ese imprinting y al cambiar el aprendizaje desde ahí, cambian todas las emociones asociadas a él. Puede que nunca nos gusten las arañas, pero ya no sentiremos esa emoción desagradable al ver una.

La reacción ligada a una emoción es súbita e incontrolable, cuando eso cambia, cambia todo.

Por lo tanto, en el período de máxima apertura neurológica incorporamos un ingente número de experiencias y aprendizajes, después, durante la maduración cerebral, hasta los 25 años, seleccionamos de entre todas las conexiones las que más usamos ( no necesariamente las más útiles) y con ese proceso conformamos un cerebro adulto con un funcionamiento único.

Por último ( y por suerte) tenemos un sistema de plasticidad cerebral, que permite remodelar nuestro cerebro durante toda la vida, de modo que cada experiencia y cada aprendizaje pueda recuperar viejas conexiones útiles y desconectar las que yo no sirven, en eso consiste el proceso de cambio y sólo los mamíferos superiores, y en especial los humanos, poseemos esa capacidad infinita de remodelar nuestra neurología para incorporar aprendizajes y cambiar.

Sin esa plasticidad, seguramente ninguna psicoterapia seria eficaz.

En la segunda parte de este artículo abordaremos más a fondo el aprendizaje en la etapa escolar y en especial la plaga de nuestro tiempo: el TDAH o trastorno por déficit de atención con hiperactividad.