Benvinguts / Bienvenidos

Benvinguts a un espai on gaudir de ser conscient de la vida, de cada moment, de ser valuosos i de saber que tot pot canviar a millor, només cal descobrir com fer-ho.


Bienvenidos a un espacio donde gozar de ser consciente de la vida, de cada momento, de ser valiosos i de saber que todo puede cambiar a mejor, sólo hace falta descubrir cómo hacerlo.

domingo, 29 de enero de 2017

En psicoterapia ¿entender o resolver?. La flecha envenenada de Buda

Esta parábola de Buda, ilustra muy bien lo que quiero decir:


"Hubo una vez un hombre que fue herido por una flecha envenenada. Sus familiares y amigos le querían procurar un médico, pero el hombre enfermo se negaba, diciendo que antes quería saber el nombre del hombre que lo había herido, la casta a la que pertenecía y su lugar de origen. Quería saber también si este hombre era alto, fuerte, tenía la tez clara u oscura y también requería saber con qué tipo de arco le había disparado, y si la cuerda del arco estaba hecha de bambú, de cáñamo o de seda. Decía que quería saber si la pluma de la flecha provenía de un halcón, de un buitre o de un pavo real... Y preguntándose si el arco que había sido usado para dispararle era un arco común, uno curvo o uno de adelfa y todo tipo de información similar, el hombre murió sin saber las respuestas."

Resultat d'imatges de flecha envenenada


Hay psicoterapias que ponen el foco a encontrar explicación a como nos sentimos, otras a cambiar cómo nos sentimos.

Cómo en la parábola, arrancarse la flecha dejar sangrar la herida y minimizar el daño del veneno es mucho más sanador que entender lo que ha pasado.

Cuando algo deja de hacernos daño, entendamos o no en profundidad todo el proceso, damos un paso adelante, quedamos más ligeros, más libres. Entender lo que nos pasa no produce cambios por sí mismo, al contrario puede reforzar el mecanismo que nos daña. Sabemos demasiado de lo que nos gustaría cambiar y estamos peor.

Independientemente de la corriente terapéutica, cada terapeuta tiene sus propias creencias y objetivos inconscientes ante cualquier persona. Creo que si estos objetivos priorizan el cambio emocional a la comprensión racional, los resultados son mejores, mucho más rápidos y más sólidos.


viernes, 27 de enero de 2017

Como retener clientes siendo un psicoterapeuta ineficaz.

Esta entrada, os dotará de todos los trucos y artimañas para que los clientes sigan fieles a sus citas de terapia, sin necesidad de que saquen ningún provecho.

Resultat d'imatges de como retener clientes psicologia

Nunca ofrezcas sesiones, ofrece un proceso:

Al primer contacto, deja claro que la terapia es un proceso, que puede ser largo y lleno de estancamientos o retrocesos que forman parte inevitable de la mejoría final. Nunca establezcas un número de sesiones, ya que entonces el cliente podría interpretar que tiene un tiempo limitado para mejorar y se daría prisa en adherirse a la terapia, a veces con mejoras imprevisibles que te pueden hacer perder al cliente.

No simplifiques lo que puede ser complejo:

A veces las demandas pueden ser demasiado simples, del tipo "no duermo bien", "me cuesta relacionarme con desconocidos", etc. Si queremos hacer un trabajo largo y profundo, deberemos hacer ver lo complejo que puede ser lo que hay detrás de ese síntoma, lo complicados que somos las personas expresando cosas muy profundas, etc. Eso nos protegerá de los objetivos a corto plazo y de las mejorías inesperadas.

Define objetivos con habilidad:

Los objetivos que fidelizan son aquellos a largo plazo, complejos, subjetivos, que son motivadores pero inalcanzables. Cuando el cliente plantee objetivos demasiado asequibles, hazle ver que merece mucho más, que puede mucho más y que con tu ayuda puede llegar donde quiera ( recalca lo que "con mi ayuda"). La creencia de que "si quieres, puedes", siempre genera grandes objetivos a muy largo plazo, aprovéchala.

Señala las debilidades:

Las personas que son conscientes de sus debilidades, piden ayuda, saben que sin ayuda es muy difícil que las superen. Ensalzar sus fortalezas, aunque puede parecer motivador y orientado a la solución, en realidad puede hacer que se empodere antes de tiempo y ese exceso de autoestima prematuro precipitar una alta cuando aún no está preparado para enfrentarse a la realidad.


Redefine las mejorías:

Cuando alguien mejora, siempre hay que hacerle ver que podría ser sólo una mejora temporal o inestable, que las mejoras sólidas siempre son el resultado de un esfuerzo largo, duro y tenaz. Prepárale para la decepción, incluso provócala, para evitar que deje la terapia prematuramente cuando aún no está hecho todo el trabajo de asegurar los resultados.

Cuidado con ser provocador:

Muchos clientes se pierden por ser demasiado provocadores intentando sacarles de su zona de confort. Hay personas que se sienten muy cómodas integrando la terapia a su zona de confort, una vez nos conocen y confían, les damos una estabilidad muy importante que puede peligrar si los retamos a dar pasos en zona desconocida.

Utiliza las terapias previas:

En la primera visita es necesario hacer un análisis de las terapias previas , si las ha habido, y analizar porqué no han funcionado de tal modo que veamos las debilidades de las terapias de los demás y las fortalezas de las que le ofrecemos. A veces podemos sentir la tentación de poner en valor los avances conseguidos con otros terapeutas, lo cual no está exento de peligro, es un reencuadre que puede volverse en contra nuestra.


Alta con mecanismo de seguridad:

Cuando llega el momento de finalizar una terapia, suele funcionar unas cuantas sugestiones para asegurar el retorno del cliente si aparece cualquier dificultad. Las mejores fórmulas suelen ser del tipo, "cuando vuelvas a tener dificultades, bloqueos, inseguridad...( o lo que sea que hemos trabajado), ya sabes que te puedo ayudar. No es que queramos inocular la creencia de que volverá a estar mal, sino que lo preparamos para que nos pida ayuda a tiempo, cuando con certeza la necesitará.

Resultat d'imatges de pájaro libre


De todos modos, si eres un psicoterapeuta que cree que las personas tienen muchos recursos y fortalezas que respetar y valorar, si crees que debes ser lo más breve y eficaz posible para no generar dependencia, o bien has comprobado que los cambios también pueden ser rápidos, sorprendentes y fáciles. Si crees que la terapia es un proceso que debe hacer a la persona más independiente y  mas fuerte. Si puedes ver la fuerza y la ternura en cada persona y saber que tú sólo serás una ayuda temporal. Que tu intervención debe dar más flexibilidad y capacidad de volar por sí mismo a cada persona, de deben olvidarte pronto y no necesitarte mas. Si trabajas más por el placer de ser útil, de aprender de cada persona, de crecer con cada historia que te comparten, que por el dinero.

Entonces, y sólo entonces, mejor deja que la persona defina sus objetivos alcanzables, traza un plan de trabajo breve, directo, acotado en el tiempo, sin "visitas informativas a precios rebajados", sé completamente honesto si no sabes como manejar una dificultad y derívalo a quién creas que puede hacerlo mejor que tu, no prometas nada, no generes expectativas, genera ilusión, curiosidad, motivación y deja que sea cada persona quién encuentre sus límites. No hagas creer que "todo es posible si lo quieres", con tu ayuda. Mejor ayuda a definir sus deseos, sus espectativas, a hacerlas flexibles, a encontrar el placer en muchos resultados posibles.

Si sabes ver lo maravilloso que hay en cada ser humano, no creerás de debes cambiar a nadie, sólo darle herramientas para sacar más partido de sus muchas capacidades, atender a su demanda, no a tu prejuicio de lo que debería conseguir.

Sé impecable, trabaja tus creencias sobre ti y sobre los demás y cuando sepas valorarte y valorar a quién tienes delante sin juzgar, dándole permiso para ser totalmente libre, estarás preparado para tener un alto impacto positivo en tu trabajo. No hagas ni una visita más de las necesarias, menos es mas.