Benvinguts / Bienvenidos

Benvinguts a un espai on gaudir de ser conscient de la vida, de cada moment, de ser valuosos i de saber que tot pot canviar a millor, només cal descobrir com fer-ho.


Bienvenidos a un espacio donde gozar de ser consciente de la vida, de cada momento, de ser valiosos i de saber que todo puede cambiar a mejor, sólo hace falta descubrir cómo hacerlo.

domingo, 25 de enero de 2015

Branding político: manipulación psicológica para coseguir votos.

Si Calderón de la Barca estuviera aquí, ya no diría "La vida es sueño", diría "La vida es marketing", el marketing es lo que nos hace soñar con el futuro. Todo es marketing, la presentación calculada de la realidad, la descripción manipuladora de la oferta para que parezca más atractiva de lo que es.

La publicidad cumple una función importante para hacer visible un producto, si puede ser más que el resto. Pero visible no es suficiente, también debe ser "deseable". Nace el BRANDING EMOCIONAL , que hablando claro sería algo así como tocar la fibra para posicionar una marca como deseable. Para eso nada mejor que proporcionar o evocar experiencias, porque las experiencias nos llevan a emociones y las emociones son las que realmente deciden lo que compramos, comemos, votamos o con quién estamos.

Cuando usando técnicas publicitarias, de sugestión, incluso de hipnosis, se dirigen mensajes calculados a la población para generar emociones que vinculen una opción política a una emoción, nace el BRANDING EMOCIONAL POLÍTICO. El objetivo es que cada partido se asocie a un concepto abstracto que genere una emoción en nosotros lo suficientemente intensa como para que no nos paremos mucho a analizar si es coherente o no con el verdadero propósito.

Un ejemplo de branding emocional:

Mc Donalds: diversión en familia. Regalan juguetes. Enfasi en los niños.
Burguer King: sabor y calidad de sus hamburguesas.Hechas a la parrilla, con fuego.

Realidad: productos muy similares, a precios similares y misma idea de negocio. Pero la publicidad ha conseguido que nos generen emociones distintas ¿ o no es así?


Las decisiones emocionales no son lógicas, ni críticas, ni racionales. El partido que me genera una emoción positiva lo justifico en todo, no lo juzgo, me lo trago entero, junto con la animadversión inconsciente contra todas las demás opciones. Dejo de ser crítico para ser adepto.

En esta guerra de marketing todo vale: apelar a emociones del pasado, el miedo al futuro, besar niños y viejecitas, asesores de imagen que van cambiando "el cuadro" según convenga en cada momento...

Fijaros que hasta el color de las corbatas los asociamos a emociones, está establecido un código sobre este tema...¿increíble eh?

Por ejemplo:

• Rojo – Es el color de dominio y poder, atención, salud, energía, determinación y pasión. Asegúrate de llevar un traje hecho a tu medida por un sastre y que el nudo de la corbata este bien hecho. Al usar una corbata roja, estarás emitiendo el mensaje subliminal que eres un verdadero líder, listo para guiar a tu equipo de trabajo.
• Azul – El color azul es un color tradicional, emite tranquilidad, confianza y paz. Si tienes un mensaje importante que pienses que tal vez provoque hostilidad y controversia; es importante, que uses una corbata azul bajo. Con esto, tu mensaje es el de “sigueme y ten fe en mi”. Por otro lado, si es una corbata de color azul subido, esto significa persistencia y seguridad a no fracasar.



Incluso la "marca comercial de los partidos" tienen un color que pretende transmitir algo al inconsciente...sea verdad o no. 

La intención de este artículo no es llevaros a ninguna idea política sino que todos seamos algo más objetivos, más críticos y menos manipulables.

En esta guerra mediática está todo calculado, los candidatos tienen una edad, sexo, físico, etc. calculado para la función precisa que deben cumplir en su partido. Nada es casual, ni lo que se hace , ni dice, el tempo, los medios de difusión ...absolutamente todo.

Un pequeño repaso a conceptos políticos básicos que deberíamos tener claros antes de votar:


El sociólogo Robert M. MacIver anotó en The Web of Government (1947):

"La derecha siempre es el sector de partido asociado con los intereses de las clases altas o dominantes, la izquierda el sector de las clases bajas económicamente o en lo social, y el centro de las clases medias. Históricamente este criterio parece aceptable. La derecha conservadora defendió prerrogativas, privilegios y poderes enterrados: la izquierda los atacó. La derecha ha sido más favorable a la posición aristocrática, y a la jerarquía de nacimiento o de riqueza; la izquierda ha luchado para la igualación de ventaja o de oportunidad, y por las demandas de los menos favorecidos. Defensa y ataque se han encontrado, bajo condiciones democráticas, no en el nombre de la clase pero sí en el nombre de principio; pero los principios opuestos han correspondido en términos generales a los intereses de clases diferentes."

Múltiples interpretaciones del eje derecha-izquierda:
Existen diversas opiniones sobre qué es lo que se mide realmente a lo largo de este eje:

La participación del gobierno en la economía debe ser intervencionista/socialista (izquierda) o laissez faire/capitalista (derecha). Ésta ha sido la distinción fundamental en la mayoría de los países durante la mayor parte del siglo XX.
La participación del gobierno en los asuntos éticos debe ser mínima (izquierda) o intervencionista (derecha).
El gobierno debe ocuparse de asuntos como la sanidad y las pensiones (izquierda) o los individuos deben encargarse de los mismos (derecha).
En los asuntos económicos y financieros, la tendencia hacia la seguridad económica (izquierda) o hacia la libertad económica (derecha).
Los partidarios del cambio (izquierda) y aquellos que prefieren mantener el orden establecido (derecha). Propuesta de Eric Hoffer.
Creencia en que la sociedad humana es maleable (izquierda) o fija (derecha). Propuesta de Thomas Sowell.


Si a esta complejidad , por cierto, casi desconocida para muchos votantes, le añadimos otros ejes generados por la religión, el nacionalismo, la historia de cada pais, la orientación sexual, el origen étnico, la tradición familiar, etc. vemos que decidir racionalmente una opción de voto es un tema complejo que requiere de leer el programa electoral de cada partido, y tomar una decisión en función de nuestros intereses, situación, nuestro modelo de sociedad deseado, nuestros valores y creencias, etc.

Demasiado esfuerzo, para la mayoría, y esa pereza es el target del BRANDING. Su planteamiento parte de la base que la gente votará emocionalmente y ahí es donde hay que destinar los esfuerzos. 

Fijaros como el branding, más que potenciar la imagen del proyecto, sirve para disimularla, modularla, adaptarla a lo que interesa en cada momento de la batalla por el poder. 

Las opciones conservadoras suelen tener nombres que aluden al cambio, al pueblo, cuando no son esos valores los que representan si no todo lo contrario. Mientras que las izquierdas, dan una imagen de innovación , de progreso, de romper moldes, cuando su ideario empieza con Platón y acaba en Marx en el siglo XIX, sin mucho "cambio" más.


Nuevos partidos como Podemos, parten del pueblo, visten como el pueblo , se organizan en círculos ( imagen antijerárquica donde todo está al mismo nivel) , su color es el violeta: "se dice de las personas amantes del color violeta que tienen mentes libres de prejuicios y se separan de los dogmas establecidos, también es un color al que se le atribuye calma, equilibrio, es sedante, y incita a la imaginación". Curiosamente es la mezcla equilibrada del rojo y el azul ( recordad que nada es casual...) , y aún siendo el emblema de la calma y la armonía, en realidad el partido propone profundos cambios que no serán tan calmados. Una vez más el branding modera el mensaje. No es por casualidad que Syriza en Grecia use la misma iconografía, como el resto de partidos. 
Mostrando IMG_0038.JPG

En cromoterapia, se utiliza cada color por el efecto que produce en nuestra mente, los creadores de "marcas" no son ajenos a esto. ¿A que si os digo cualquier partido sabréis al momento cuál es su color?



La publicidad, la creación de marcas, el branding emocional, sabe muy bien como mandar mensajes subliminales, como influirnos, todo tiene un motivo y una función. La política es un producto más a vender.



En este magma de ideologías donde lo que se vende es "el lote entero", sin racionalizar mucho, se genera un mar de indecisos y confusos:

Si soy un gran empresario maderero de origen guineano de raza negra, homosexual y cristiano ¿ qué voto?

Parece que la derecha se apropie del hecho religioso cristiano, aunque Jesús, a día de hoy, sería claramente de izquierdas. Parece que la izquierda se apropie del aborto, como si tuviera algo que ver con el modelo económico que defienden. La inmigración se la queda la izquierda, la nobleza y la realeza la derecha, la homosexualidad y los árboles para la izquierda y los valores familiares tradicionales para la derecha.


Es decir , se han repartido los temas que despiertan emociones intensas, y se las han apropiado. ¿Si estás por el modelo neoliberal económico no puedes defender el aborto?, ¿si estás por una sanidad pública y gratuita no deberías ser cristiano?¿No puede haber homosexuales monárquicos? ¿ y ecologistas franquistas?

¡ Menuda estupidez !


Solución: votamos por lo que nos hacen sentir irracionalmente. Esa es su fuerza y nuestra debilidad. Eso explica que tantos millones de personas cambien de opción de voto radicalmente, de un extremo a otro, con tanta facilidad. 




Espero que seamos todos un poco más observadores y conscientes de las estrategias de venta que utilizan, para que ninguno nos venda lo que no queremos o lo que no entendemos. Hay que exigir explicaciones, no coreografías publicitarias.

Primero debemos tener claro qué modelo de sociedad queremos y qué partido lleva en su programa más puntos coincidentes: esa es la opción más coherente con nuestras creencias. Todo lo demás es tan sólo marketing y manipulación. Las campañas son un circo mediático que poco tiene que ver con explicar el proyecto político y mucho con las estrategias comerciales.

No pretendo en un sólo artículo, desenmascarar todas las artimañas publicitarias que hay detrás de la imagen de un partido político o de sus miembros, me conformo con generar la curiosidad y la duda ante lo que se nos ofrece y que lo veamos con ojo crítico. No decidas el voto por la emoción, analiza que consecuencias tiene tu elección para tu vida en concreto, para la siguiente generación  y para la sociedad en la que vives.

Si a partir de ahora, los que leáis este artículo, sois más críticos, más audaces detectando las trampas de marketing político, más seguros de lo que realmente queréis, y votáis con conciencia y con argumentos objetivos : MISIÓN CUMPLIDA. 

PD: Se aceptan todos los comentarios acerca del tema de la publicidad, el branding político o comercial etc. y os animo a ello. No publicaré los que sean propaganda política en ningún sentido, ni ataques a ninguna opción ideológica.

Jordi Reviriego.

lunes, 19 de enero de 2015

Prosaesía: Voy detrás de lo que siento.

Una y otra vez, siempre dividido, disyunto, confuso, decidiendo, desgarrado, una y otra vez, muero, renazco, elijo, perdido, encontrado.
Me niego, me afirmo, ¿quién soy? o mejor dicho, ¿quién seré?, una bifurcación tras otra, caminos inciertos, elecciones a ciegas, corazón o mente, quiero o debo, camino sin posada, aventura de la vida. Mi brújula inútil ante tantos nortes. 
Todo se derrumba bajo mis pies, se derrumba la ilusión de un suelo firme que nunca hubo, me asusto, nada es seguro, ¿sabré volar?¿acaso habré volado siempre sin saberlo?
Abismo profundo sobre el que nadar, elecciones y consecuencias, hago inventario...es inútil, la experiencia no sirve, sólo la intuición y eso me aterra.

Nada tiene sentido, porque no puedo ver el conjunto, sé que cada pieza está donde debe estar, colocaré la siguiente a ciegas, y aún el error formará parte del acierto, ¿no es una locura?
Y si debo pasar por esto para llegar a lo siguiente, debo ser yo mismo, pero ¿eso qué significa? debo ser el yo balbuceante ante la duda, pues también soy yo, o debo ser mi yo seguro, que avanza firme sin miedo al precipicio. Debo saltar, o espero en la frontera que todo pase sin mi intervención. No quiero ser el responsable, que cargue otro con el error. Pero si no hay error posible, ¿debo permitir que otro tome la decisión por mi?¿acaso no sería esa también mi decisión?

Soy escalofriantemente libre. Contemplo con pavor mi libertad, un universo de infinitas posibilidades ante mi, algunas terribles, otras maravillosas, todas desconocidas. Si ya ahora me arrepiento de tantas cosas, ¿cuantas más añadiré a mi lista hasta el final del camino? Da vértigo, solo un puntito en la inmensidad y sin embargo con tan inmenso e insignificante poder de crear o destruir su propio mundo.

También podría refugiarme en la corriente que me arrastra, seguir su ritmo, hacer lo que se espera de mi, intentar no defraudar a nadie, negarme, ser uno más, no pensar en ello, dejarme hipnotizar por la avalancha y adaptarme a ello, no despertar jamás. Puede que sea esa otra felicidad, menos arriesgada, menos dañina, menos real.

Aunque si no sé donde voy, ¿qué más da cuál sea el siguiente paso? Quizás todos sean el paso correcto para el conjunto, quizás no puedo dejar de ser yo mismo, haga lo que haga. Un insoportable yo mismo sin elección. Es terrible, oprimente...condenado a ser yo sin posibilidad alternativa. Ese yo que define y se define por todo lo que soy, hago y pienso, sin huida , no hay salida, solo ser yo o no ser...con todas mis incongruencias, esas que me hacen ser yo, sufro, me emociono, es una maravilla irresistible.




Si no hay camino de vuelta ni alternativa, si voy a ser mi verdadero yo en todos los casos, si mi próxima elección va a ser la necesaria para un objetivo más grande aunque ahora parezca un error, mi muerte está tan cerca que ya nada me perturba más que mi propia existencia.

Esa vibración dentro de mi, esa vida latiendo, trascendencia fuera de mi consciencia, sabiduría sentida, pero no entendida. Calma, ya no hay lucha ni tensión, si miedo, pero un miedo reposado, como la superficie de un lago, un miedo que refleja todo lo que le envuelve, un miedo fascinado, absorto, atento al devenir de lo imprevisto. Puede que no sea ni tan siquiera miedo, puede que sea tan solo silencio espectante, ansias de lo siguiente, curiosidad infantil, travesura.

Si ya no hay lucha, si puedo elegir mis errores en paz, si puedo aprender de cada lección, ya no hay miedo, ya no hay nada. Tan solo un testigo, la sabiduría observando la vida con interés, sin pretender en vano no ser lo que uno es, como mucho, ser más consciente de eso, pero como un niño atisbando los misterios que le fascinan, sin pretender entenderlo todo, tan solo presencia. Eso es, tan solo presencia consciente.

Si cada paso confunde a mi mente, dejaré que mi corazón elija, dejaré que él, que ve más allá de mi intelecto, ponga el siguiente paso de su obra maestra sin mi interferencia ni la de nadie más.

Como canta Soledad Pastorutti, voy a ir detrás de lo que siento, cada día muero , pero hoy no.

Jordi Reviriego.




domingo, 18 de enero de 2015

Bienvenida tristeza.

Hoy estoy triste, como hacía tiempo que no lo estaba, lo cual ha sido una gran alegría. Tenía ganas de escribir este artículo, desde la tristeza. Soy consciente de el porqué y me permito estarlo, así que todo está bien.

Cuando empecé mi andadura como psicoterapeuta, entendía las emociones incómodas como algo contra lo que luchar, algo a extirpar, como si de un alien se tratara. Desde ese paradigma, estar bien es dejar de estar mal...y poco más. Aunque ya aprendí del Dr. Allan Santos que las emociones se transformaban cuando las visitábamos anclados en otra emoción antagónica, necesité tiempo para entender la verdadera epistemología de su trabajo.

Con la ayuda de mis verdaderos grandes maestros...mis pacientes... aprendí una lección de las que no dan en la Universidad:
Estaba con un paciente que acudía a mi consulta por tristeza, una profunda tristeza que le acompañaba desde su infancia. Era nuestra tercera sesión y estábamos al final de un ejercicio, a punto de resolver ese nudo que le helaba el alma cuando, de repente, me dijo: basta, no sigas...está bien así.
Me quedé perplejo, como a un paso de sanar su tristeza él decide abrazarla y quedarse con ella para siempre. Eso es algo que, como médico de formación que soy, era incomprensible, casi inaceptable, así que le pedí que me lo explicara. Este hombre, vivió toda su vida vinculado al arte, como profesor, como creativo...y en ese punto del ejercicio se dio cuenta de que su creatividad estaba directamente conectada con su tristeza. Esa tristeza dejó de ser su enemigo a ser su musa. Se "resignificó" y eso bastó para que se sintiera bien y triste a la vez, ya no había lucha ni tensión interna, estaba todo unido de nuevo. No perdió su tristeza, la abrazó, comprendió que era una parte útil de sí mismo y eso le hizo feliz.

Para mucha gente, la tristeza es su musa, les inspira, les hace buscar, aprender, crecer, conocer otras maneras de pensar...en resumen, su despertar se da gracias a la búsqueda de solución de ese sentimiento.

Siempre aparece en nuestra vida el aprendizaje cuando estamos preparados para entenderlo, y así fue en mi caso: algunas lecciones más vinieron a ampliar mi mente, 

Primero fue Rumi, poeta, jurista, teólogo y místico sufí del siglo XIII, con su poema en que describe su ser como una casa donde acuden invitados de todo tipo, llaman a tu puerta la felicidad, la nostalgia, la tristeza, la incertidumbre, el amor...y a todos debes recibir con agrado y ofrecerles un té. Entendí que el que dejas fuera, te tira la casa abajo.

Después Carl Jung, lo que aceptas se transforma, lo que resistes persiste.



Después estuve con el psicólogo californiano Stephen Gilligan, aprendiendo lo que yo llamo su "at the same time" , que intentaré explicar mejor. El enfoque de Gilligan acerca de esas emociones que nos perturban, su método hipnoterapéutico, usando el movimiento y la conexión como vehículos nos lleva a experimentar esa tristeza de un modo pleno, aceptándola, pero al mismo tiempo experimentar sus polos opuestos, "al mismo tiempo", a darnos cuenta que podemos estar experimentando todas esas emociones al mismo tiempo, que hay espacio para todo ello y mucho más. Podemos aceptar la tristeza cuando le permitimos estar ahí y al mismo tiempo darnos permiso para sentir también felicidad. Ese equilibrio genera calma, esa calma es mucho más reconfortante y duradera que la "ausencia de tristeza".

Así que si, hoy estoy triste, feliz por estarlo, aprovechando la creatividad que me produce, sin hundirme en ella, pero agradeciendo su presencia, aprovechando el estado actual que me hace explicar mejor ciertos aspectos de mi o de la terapia. Cuando se vaya, la despediré con un "vuelve pronto", tengo té caliente para ti, como diría Rumi. Pero antes voy a aprovechar su presencia, en esta fría tarde de invierno para disfrutarla un poco más, sacarle partido.


El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. Cuando algo nos golpea, duele un tiempo, inevitablemente. Si acepto ese dolor, pasará cuando sea el momento y me dejará un aprendizaje como compensación.. Si no me permito sentir dolor, si lucho contra eso, voy a sufrir mucho más de lo que el dolor hubiera durado.

Virginia Satir, una de las primeras terapeutas familiares, tenía una pregunta muy útil en sus sesiones: "¿cómo le hace sentir sentirse así?" Creo que era su manera de valorar el sufrimiento, la resistencia a lo que esa persona estaba experimentando. Ella sabía muy bien que las cosas no nos afectan por lo que son , sino por como las interpretamos, cosa que ya dijo Epicuro muuuuchos siglos antes en la antigua Grecia.

La melancolía es el placer de estar triste, disfrútala.

En nuestra cultura de la positividad y felicidad "necesarias", no hay espacio para la tristeza, o estás feliz o no encajas, o eso parece. Es la cultura de las frases en plan " estás en este mundo para ser feliz" lo que más sufrimiento genera a quién experimenta tristeza. La tristeza está prohibida, hay que disimular, ocultarla, nadie la quiere cerca. Como expuse en mi artículo sobre "El negocio de la Infelicidad"  http://jordireviriego.blogspot.com.es/2012/02/el-negoci-de-la-infelicitat.html  , esa cultura de DEBES ser feliz, es un buen márqueting para hacer negocios y vender desde medicinas, hasta ropa o viajes. Lo que sea para estar feliz a todas horas. Cada vez somos más como niños malcriados que no toleramos la frustración. Así que ya no sabemos estar mal, o estamos bien o estamos fatal.

La tristeza es una emoción más, útil, placentera e inspiradora siempre y cuando podamos sentir muchas emociones más al mismo tiempo, cuando no nos domina ni monopoliza, cuando hay un equilibrio, un Yin y un Yang, cuando la aceptamos, aprendemos de ella, sin negarla, sin huir ni luchar, simplemente fluyendo, sosteniendo esa emoción con calma. Ese transitar de una emoción a otra es el fluir de la vida que nos aporta calma interior. La calma nace del equilibrio entre todos los extremos que nos permitimos experimentar. No es estar siempre centrado , es ese movimiento a veces suave, a veces brusco entre los extremos, que como un péndulo siempre pasa por el centro, al tiempo que aprovecha y disfruta de todo el recorrido.

En resumen, para mi la terapia no debe combatir la tristeza, sino conducir a su comprensión, aceptación, aprendizaje, integración, porque eso es lo que realmente transforma esa emoción en una parte más de nuestra felicidad, de nuestro equilibrio. Este aprendizaje nos transforma profundamente, nos da herramientas para manejar esas emociones que llamamos tristeza y que tarde o temprano nos visitará. 
La terapia debe ser un aprendizaje.

En muchas medicinas tradicionales, la enfermedad es tan solo un desequilibrio, no es algo a combatir, sino a entender y devolver su equilibrio.

Ahora mismo, me siento muy bien por estar triste, tan solo es un fluir de una emoción a otra, hay que disfrutar cada paso y aprender de él.





Jordi Reviriego.

lunes, 12 de enero de 2015

LA MODA, otra violencia de género.

Hace unos días , visitando el nuevo Museo del Diseño de Barcelona, que por cierto es muy interesante y os lo recomiendo, pude ver la evolución de la moda en el vestido y como a lo largo de la historia ha afectado a la vida de las personas, pero sobretodo de las mujeres. Muestran un interesante análisis de como la moda ha "modificado" el cuerpo de las mujeres para ajustarse al gusto de los hombres en cada época, sin importar la comodidad o el confort.


Eché en falta alguna referencia a la moda del resto del mundo, pero parece, una vez más, que cuando hablamos de Historia en Europa, solo existe Europa. Quizás citar a las mujeres jirafa o el vendado de pies de la China bastaría para ver que el fenómeno es global en tiempo y espacio. 

Me recordó aquellos animales que evolutivamente han transformado sus cuerpos hasta la incomodidad extrema a cambio de atraer al otro sexo, como los pavos reales. Curiosamente, en la naturaleza suelen ser los machos los que deben cambiar su cuerpo para atraer a las hembras, mientras que entre los humanos son los machos los que menos cambian, al tiempo que imponen unos cambios extremos a sus hembras para considerarlas atractivas.




A lo largo de la historia de la moda, las mujeres han sido especialmente "modificadas" al gusto de los hombres de sus tiempos con corsés para conseguir cinturas imposibles que no permitían ni respirar, talones para parecer más altas, faldas de tubo que no permiten caminar o faldas con enorme volumen que no permitían ni ir al lavabo ni sentarse. 




Pero con la "liberación de la mujer" occidental, la igualdad de géneros, etc. no parece haber cambiado nada. Las mujeres siguen sufriendo los avatares de la moda, lo que los hombres deciden que "se lleva" para modificar el cuerpo de las mujeres. 
Quizás pueda parecer de desde el corsé de hierro hasta ahora hemos mejorado mucho, pero nada más lejos de la realidad. El corsé actual es mucho más rígido, porque no modifica sólo el aspecto del cuerpo , lo modifica realmente y modifica también la mente.
Los cambios corporales de la mujer incluyen depilaciones, manicuras, dietas, gimnasio, cirugía estética, peluquería, postizos, ortodoncia, implantes de todo tipo, cremas, toxina butolínica, maquillaje, etc... y por supuesto la ropa. 

La ropa ya no es la herramienta principal de modificar la forma del cuerpo de la mujer, la cosa se ha vuelto más compleja. Los cánones de belleza, son la dictadura del capricho de los hombres sobre las mujeres de su época. Claro que estos cánones también afectan un poco a los propios hombres, pero muchísimo menos. Para los hombres es una opción, para las mujeres una imposición. 

Luego criticamos las burkas, pero ambas fotos son muestra de la dictadura masculina sobre la mujer. Y también en ambas culturas, es la propia mujer la primera en criticar y presionar a la que no sigue las reglas.

2014


Los estereotipos de belleza de la mujer occidental son tan extremos que nadie puede cumplirlos, senzillamente porque no son reales. La imagen de la belleza perfecta es tan falsa, que ni las modelos la cumplen sin hacer trampas ( cirugía, maquillaje, photoshop, fotógrafos expertos, etc.) 
Cuando vemos esas chicas preciosas que se arrancan todos los dientes para ponerse implantes "perfectos", agrandan sus pechos, sus labios, sus pómulos, dieta estricta, ejercicio físico excesivo, y horas y horas de "mantenimiento" de toda esa fachada, con una inversión de dinero importante, y sin alcanzar esa perfección que ven en las revistas, me pregunto si no era más llevadero el corsé de metal...
Además, esas mujeres y algunos hombres que se someten a todo eso, con ese tiempo y dinero podrían hacer cosas mucho más interesantes en sus vidas que luchar contra su cuerpo y contra el paso del tiempo.



La MODA es un gran negocio que se alimenta de la insatisfacción hacia la propia imagen que la propia moda provoca. Las mismas mujeres presionan al resto para adaptarse a los cánones, la industria de la imagen cambia continuamente esos cánones para que todo el dinero gastado sea en vano y debamos renovar una y otra vez nuestra ropa, complementos, peinado...

Así que lo que por un lado es la historia del diseño, de la creativitat, de la belleza, por otro es el resultado de la sumisión de la mujer a los caprichos del hombre y al gran negocio de la industria de la imagen.

Al mismo tiempo la mayoría de la humanidad sigue por debajo del umbral de la pobreza.

En resumen, me encantaría ver la verdadera liberación de la mujer: mujeres que lucen sus cuerpos tal y como son, sin prejuicios ni complejos, con sus canas, arrugas, vello, constitución, se visten y calzan cómodo, con dieta sana y ejercicio cuidan de su salud , no de su imagen, y eleven su autoestima hasta que consigan que los hombres las consideren bellas y atractivas tal y como realmente son. Y que las propias mujeres cambien su manera de pensar sobre sí mismas: ¿si a George Clooney las canas le hacen atractivo, porque aceptan que en una mujer son de vieja?

Estoy seguro que la salud psicológica de nuestra sociedad daría un gran salto a mejor. 

Jordi Reviriego.