Benvinguts / Bienvenidos

Benvinguts a un espai on gaudir de ser conscient de la vida, de cada moment, de ser valuosos i de saber que tot pot canviar a millor, només cal descobrir com fer-ho.


Bienvenidos a un espacio donde gozar de ser consciente de la vida, de cada momento, de ser valiosos i de saber que todo puede cambiar a mejor, sólo hace falta descubrir cómo hacerlo.

viernes, 12 de abril de 2013

¿ DONDE PONEMOS LA ATENCIÓN ?

Los neurocientíficos van locos buscando en qué recoveco del cerebro se oculta cada función, y muchas las han encontrado, pero la atención se les resiste. Lo mismo ocurre con la consciencia: somos conscientes de que somos conscientes, pero no de como lo hacemos para serlo y menos aún en que parte de nuestra neurología se oculta la consciencia. Algunos estudios apuntan a que la consciencia es el resultado de TODA la neurología ( no sólo el cerebro ) funcionando integradamente.

Pero bien, para no liarnos más, vamos a centrarnos en la atención, como si fuera una linterna que ilumina el infinito espacio inconsciente llevando a la consciencia la parte iluminada. Imaginemos algo así como un enorme desván oscuro lleno de tesoros, experiencias, aprendizajes, etc, de los que no tenemos consciencia y sin embargo están ahí influyendo en cada una de nuestras decisiones...probablemente tomando las decisiones antes de que seamos conscientes de ellas !!! como parecen demostrar algunos estudios que miden la conductancia de la piel y permiten objetivar cambios hasta dos minutos antes de que seamos conscientes de algo...inquietante? curioso?

En ese inmenso desván inconsciente, acudimos a buscar recursos, recuerdos, capacidades...pero solemos ser muy poco exhaustivos en nuestras búsquedas, así que llevando consciencia a unas pocas cosas , generalizamos como si las hubiéramos sacado todas. Me explico mejor : si vamos a responder la pregunta : ¿cómo fue tu infancia? , acudimos a buscar unas pocas experiencias de nuestra infancia y sacamos conclusiones sobre todo ese largo período a partir de ellas. Esa tremenda generalización , omisión y distorsión del pasado genera lo que vivimos como "nuestra verdadera historia". Es como si acudiéramos a una biblioteca a documentarnos sobre El Renacimiento y leyendo diez páginas al azar de entre cientos de libros, sacáramos conclusiones para hacer una tesis sobre el tema.



Podéis imaginar las enormes consecuencias que tiene tener una visión tan restringida de nuestra historia personal. A veces vivimos encarcelados por un pasado construido a partir de unos pocos recuerdos que no representan más que una pequeña parte de nuestras experiencias. Incluso un niño maltratado jugó y rió a carcajadas cientos de veces en su infancia, recibió amor de muchas personas y se sintió feliz en muchos momentos. Una vez adulto, a partir de los mismos recuerdos , puede sentir que tuvo una buena infancia con algunos momentos duros, una infancia con momentos buenos y malos por igual o una infancia terrible en que todo fue malo. Y esa MENTIRA sobre sí mismo le condicionará en cada momento.

Donde pongamos la ATENCIÓN cuando escudriñamos nuestro inconsciente en busca de respuestas marcará la diferencia en nuestra vida presente.

¿Y cómo hacemos para archivar y rescatar recuerdos?

Nuestro inconsciente no es un archivo alfabético , ni siquiera cronológico, ni jerarquizado por su trascendencia, sinó que es un archivo EMOCIONAL de nuestras experiencias. Cuando sentimos un determinado estado interno y acudimos a nuestros recuerdos, aparecerán fácilmente recuerdos en los que experimentamos ese misma emoción, aunque no tengan aparente relación lógica entre sí. Si cuando nos preguntan por nuestra infancia entramos en una emoción negativa, accederemos fácilmente a los recuerdos ligados a esa emoción y pasaremos por alto el resto. Cuantas más veces hagamos este proceso más fácil e intensamente accederemos a "esa versión" de nuestro pasado y más "real" nos parecerá.





Una vez entendido que lo que damos por real sobre nuestro pasado, presente o futuro es sólo la pequeña parte sobre la que ponemos la atención y de la que tenemos consciencia, ganamos la libertad de poner nuestra atención donde queramos y construir un nuevo pasado , presente y futuro a partir de esa nueva consciencia.

En PNL lo llamaríamos enriquecer el mapa, es decir llevar nuestra atención sobre cuantas más experiencias mejor para que nuestra "construcción" se base en algo más cercano a la realidad.

Y como de cualquier modo vamos a construir una visión muy parcial , ¿porqué no construirla de un modo mejor, llevando voluntariamente la atención hacia lo que nos hace sentir bién? Si vamos a llevar más consciencia sobre una parte de nuestra vida o de nosotros mismos, pongamos la atención en lo que nos ayuda y abre posibilidades.  Ya que yo me hago mi "book" , mejor seleccionemos las mejores fotos para enriquecerlo ¿no?

Os invito a hacer una simple experiencia:

-escribe brevemente como fue tu infancia y guárdalo.
-Durante diez días, escribe cada día diez momentos felices de tu infancia, reviviéndolos mentalmente con el mayor detalle posible, prestando  atención a lo que ves, escuchas y sientes al revivir el recuerdo.
-Vuelve a escribir brevemente como fué tu infancia y disfruta comparándolo con lo que escribiste el primer día.

Cuantas veces revisitamos recuerdos desagradables una y otra vez, enriqueciéndolos, modificándolos...¿sabiás que cada vez que revisitas un recuerdo lo cambias ligeramente? Generamos terribles leyendas a partir de unas pocas experiencias y sufrimos enormemente por ello. Date cuenta que ese proceso puede hacerse conscientemente en tu favor, puedes reescribir toda tu historia de vida llevando la atención a otras partes de tu pasado. Volviendo a la metáfora de la biblioteca, es como dejarse aconsejar por un experto sobre qué libros sobre El Renacimiento leer con detalle para hacer un buen trabajo sobre el tema.

Muchas veces es necesario ese "consejero", esa presencia humana que nos ayuda en ese proceso de redibujar nuestro pasado, por eso la labor del terapeuta en PNL o en hipnosis ericksoniana es acompañar el proceso y mantener la dirección positiva, sosteniendo y orientando el cambio, sin poner nada de su parte. Aunque el trabajo es interno y personal, necesitamos una mano amiga que nos sostenga. Si lo hacemos solos, puede que accedamos a una experiencia que nos bloquea o nos hace entrar en una emoción negativa y revisitemos de nuevo lo que nos hace sentir mal, reforzando una vez más la emoción negativa.

Este enfoque nos permite mirar también a cómo construimos nuestro futuro y enriquecer ese constructo con más recursos y posibilidades. Ya que vivimos en una ilusión sobre nosotros mismos, hagámosla un lugar cómodo donde vivir.



Recuerda la frase de Milton Erickson: "Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz"